UN PEQUEÑO PARALELO. Sin dudas, la detención de Cindy Sheenan en los Estados Unidos nos lleva a recordar lo que acontece en la Argentina con los líderes de la p...

UN PEQUEÑO PARALELO.

Sin dudas, la detención de Cindy Sheenan en los Estados Unidos nos lleva a recordar lo que acontece en la Argentina con los líderes de la protesta social que, mal que le pese al Gobierno Nacional, sigue en pleno aumento y rompiendo estructuras aunque no lo parezca...
 
¿Qué diferencia existe entre esta detención y las de los trabajadores de Caleta Olivia? ¿Existe un patrón similar entre ambas?. Dos preguntas tan esenciales que requieren una pequeña respuesta, aunque ella caiga en un lugar común.
 
Tal vez, sean diferentes los matices; es decir, las circunstancias que llevaron a la ejecución de este tipo de actos tanto por el Estado Norteamericano como el Argentino pero la realidad nos indica que`estamos frente a una estrategia común. Si bien la detención de esta madre está fundamentada en una prohibición de manifestarse frente a la Casa Blanca, lo cual es similar a lo que se intentó con impedir el acceso de los piqueteros a la Plaza de Mayo, lo cierto es que comenzó una sistematización de criminalización de la protesta en los Estados Unidos que, de hecho, ya existe en nuestro país desde 2001 y que ha permitido encarcelar a más de 4.000 personas, como también procesar a unos cuantos miles con el fin de apagar el incendio social.
 
Con respecto a la primera pregunta, y basados en lo anterior, podemos concluir en la inexistencia de diferencia en términos ideológicos, mas no en cuanto a su sistematicidad y con respecto a la segunda, parecería que existiese un patrón similar pero ello no es así pues carece del carácter señalado anteriormente.
 
Lo fundamental estriba en que esta estrategia es funcional para la dominación, para impedir la libre expresión de los ciudadanos y habitantes. Y se suma a otras que vienen siendo implementadas para lograr la oscuridad de las mentes, como la sobreinformación en los multimedios o para encerrarnos en nuestras casas, como el enrejado de parques y plazas en la Ciudad de Buenos Aires; el intento de prohibir el consumo de tabaco en lugares públicos y privados que, en apariencia, resulta una importante contribución a la Salud Pública pero que encierra otras intenciones que serán tratadas en otra noticia junto a la activa promoción de la instalación de banda ancha para navegar por Internet...
 
Nada es casualidad, Cindy y piqueteros, censura y sobreinformación, en estos tiempos imperiales que amenazan con sacarnos nuestra libertad de peticionar por un orden socioeconómico más justo.
 
Mientras en los Estados Unidos se busca disimular los enormes costos de una guerra en Irak, que beneficia a las empresas de Cheney, Bush y Rumsfeld, materializadas en la vida de jóvenes estadounidenses y no pocos latinos enrolados, en la Argentina se busca lo mismo con las justas demandas sociales de los excluídos: pobres e indigentes que integran más del 50% de la población argentina...
 
No es poca cosa y esta cuestión recién comienza. Estados Unidos y Argentina, dos Estados muy diferentes pero con estrategias represivas demasiado comunes... ¿No les parece?.
 
Prof. Juan Carlos Sánchez
Cs. Jurídicas, Políticas y Sociales
(I.S.P."Dr. Joaquín V. González")
 
Publicado en www.blogdiario.com el 28/09/05