SIN PENAS. Caminas en medio de la noche, a paso redoblado y sin pensar, para encontrar ese bar o ese coche que te lleva a la felicidad s...

SIN PENAS.



Caminas en medio de la noche,
a paso redoblado y sin pensar,
para encontrar ese bar o ese coche
que te lleva a la felicidad sin otro cansar.

Olvidas ese reproche,
el de tu madre o el de esa novia que dice al pasar,
para sentirte libre en furioso berrinche
como niño en medio del apurado patio sin cesar...

De este modo, intentas recuperar la alegría sin otro parche,
sin otra medida que tu sencillo reír en pleno acompasar,
en esa irradiación feliz de la luna en plena noche,
para quitar las penas que suelen, al cerebro, repasar.

Sin penas, intentarás lo imposible sin otro reproche,
sin otro límite que la alegría sin pensar,
para derramar tu felicidad en ese bar o en ese coche
y tal vez, en ese soñar, el amor aparece como al pasar...

13/11/05