BALANZAS ROTAS Cuando los niños y niñas siguen buscando, entre esas bolsas en la puerta, ese mendrugo que ayude a seguir viviendo hay una ba...

BALANZAS ROTAS




Cuando los niños y niñas siguen buscando,
entre esas bolsas en la puerta,
ese mendrugo que ayude a seguir viviendo
hay una balanza rota...

Cuando los ancianos y ancianas van caminando,
del hospital a su casa, con esa receta,
sin encontrar el remedio que los va acosando,
hay otra balanza rota...

Cuando los jóvenes van escapando,
huyendo de la marginalidad impuesta
por las garras del poder, quien sabe hasta cuando,
existe otra balanza rota...

Cuando los trabajadores y las trabajadoras, en su mundo,
ven caer su pálido ingreso por la bárbara ruta,
por el bestial camino de la inflación que va andando,
otra balanza más rota...

Mientras las guerras siguen avivando
ese fuego rojo, que se mimetiza con la tierra abierta,
el hambre vuela para continuar estragando,
para ese camino de muerte segura y lenta...

Mientras esos pícaros, riendo,
caminan sobre estos despojos, sobre la tierra desierta,
para festejar su prosperidad en este mundo,
nuestros niños, jóvenes y ancianos siguen en vía muerta.

¿Cuál es este mundo?,
¿el de nosotros o el de ricos con dorada puerta ?,
es el Edén de las balanzas rotas, en abismo rotundo,
para esos pocos que se olvidan en borrachera paqueta...

10/11/05