Globolandia Así será nuestro país apenas asuma Mauricio Macri como nuevo presidente de la Nación. Los seres amarillos y blancos van preparando su artil...

Globolandia

macri y globos

Así será nuestro país apenas asuma Mauricio Macri como nuevo presidente de la Nación. Los seres amarillos y blancos van preparando su artillería contra el pueblo, con tal de beneficiar a la "gente" con mucho apetito por maximizar sus ganancias a costa de los trabajadores con o sin discapacidad, los campesinos y los pueblos originarios.

Afirman que debe reinar la "alegría" y por eso tanto barullo con el tema de los globos que inundaron la campaña electoral y el festejo por el triunfo en el ballotage del pasado 22 de noviembre. Música a lo Tan Biónica, alejado de nuestra cultura popular y festejos desenfrenados son la constante en estos días.

Ganaron los globos de la "Pobreza Cero", del "Tener un país mejor" y de tantos otros que han adornado el camino desde las PASO de agosto pasado. Sin embargo, se irán pinchando de a poco pues no resisten el menor análisis y ni siquiera el medio pelo argentino, como bien definiera Jauretche a la clase media, se dió cuenta de ello.

Pero nuestra conciencia está tranquila. Formamos parte de ese 1,5% que dijo basta a la prepotencia del mal menor. Y ahora nos toca ir pinchando todos y cada uno de los globos que se han inflado, porque la mentira tiene patas cortas y se lo vamos a recordar.

Esa ficción globística tiene poco futuro. El único cambio es el ser que encarna la soberbia. Habrá menos cadenas nacionales pero muchas más para golpear a quienes se resistan. Sucede que ganaron para volver a un pasado, pero la resistencia de los trabajadores y el pueblo no tardará mucho en revertirlo. Más aún, recordando la asunción en el Gobierno de la Ciudad en 2007, cuando quiso arrasar con todo de un plumazo.

Y será la memoria, la que llevan las y los viejos y nuevos luchadores, la que irá conduciendo ese camino. Porque volvimos al ' 76, salvando las distancias socio - históricas, en democracia. Atrás quedaron las instrucciones para no reprimir del mismo ex presidente Kirchner, cuya esposa fue diluyendo durante su mandato. Ahora viene el rebenque de Patricia Bullrich, la misma que firmó el quite del 13% a las jubilaciones y que, casi seguro, contará con la colaboración de Sergio Berni, el ex carapintada que supo infiltrarse en el conflicto con los carboníferos de Río Turbio y mandó a detener a manifestantes en los terrenos de un ex CCD en Campo de Mayo.

La burguesía se frota las manos, esperando los buenos dividendos del nuevo presidente, quien ya prometió terminar con los piquetes y la protesta social. Pero las agujas de las y los trabajadores organizados y del pueblo les irán recordando que la lucha de clases sigue vigente. Cuando estallen los bolsillos de la "gente", porque no pueda pagar la hipoteca de su nueva vivienda o se termine el globo kirchnerista de las 12 cuotas, otro puede ser el cantar que se puede sumar a los millares de agujitas que irán desinflando a esta era de "alegría".

Pero no todo será igual. Se viene otro cambio o, tal vez, un regreso a la luz de 2001. Globolandia tendrá la legalidad pero jamás la legitimidad porque, contando con los votos del Frente para la Victoria, existe un 60% que no está de acuerdo. Y será la lucha compartida en unión verdadera, la que terminará de parir otra Argentina pero, esta vez, sin globos.