¿Dónde están las convicciones y los ideales? No es ociosa la pregunta, luego de la marcha de ayer contra el 2 x 1, cuando está en juego el repudio a la libertad anticipada de represore...

¿Dónde están las convicciones y los ideales?

Marcha 2 x 1

No es ociosa la pregunta, luego de la marcha de ayer contra el 2 x 1, cuando está en juego el repudio a la libertad anticipada de represores y genocidas como también el juicio político a los Dres. Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz por el escandaloso fallo que habilitó la excarcelación del represor Luis Muiña.

Nada es casualidad en este año electoral. Otra vez, la manipulación de los Derechos Humanos estuvo a la vista más allá de la loable idea de repudiar una sentencia que, ahora, fue sepultada por la sanción express de una ley que limita la excarcelación de aquellos que se sintieron dueños de la vida y los bienes de las y los argentinos.

Nunca hubiera creído que el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia se iba a prestar al juego de la izquierda oportunista, la cual necesitaba una fachada de organismos de Derechos Humanos para estar presente en el manto de pañuelos blancos (algo que debe respetarse a rajatabla) que cubrió la Plaza de Mayo.

Pero así fue. Esa misma izquierda se había sumado al acto que iba a realizarse hoy bajo la consigna de "Basta de represión de Macri y los gobernadores". Fue promovida y planificada un mes antes, con una intensa actividad previa y una difusión generalizada en las redes sociales. Sin embargo, de buenas a primeras, ante el anuncio de los organismos históricos de Derechos Humanos y sin consultar previamente a la plenaria del Encuentro resolvieron sumarse al acto kirchnerista. De pronto, la convocatoria para marchar el 11 fue reemplazada rápidamente por la de ayer. Con la teoría de los hechos consumados, vinieron a "consensuar" el cambio de fecha. Por no decir, desde luego, a imponerlo como sea.

Como el kirchnerismo, fueron a buscar votos, a llevar agua para su molino en lugar de defender los ideales que sustentan al conjunto de organizaciones que fuera fundada por Adriana Calvo e impulsada por Cachito Fukman. Vale decir, que sus convicciones e ideales fueron para el lado del electoralismo barato. Si apenas sacan el 2% en las elecciones, ¿creyeron que iban a rescatar un votito más para sumar un diputado o un senador más en octubre?.

Muchas y muchos todavía tenemos convicciones e ideales que van más allá de lo electoral. Una cosa es el repudio a un fallo que bien pudo hacerse frente al Congreso, como hizo el Encuentro de Comunistas en el día de ayer o el que se hará hoy, luego de la ronda de las Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora, frente al Palacio Legislativo. Por eso no fuimos a sumarnos a escuchar las ovaciones a Víctor Hugo Morales y a Roberto Navarro, los cantitos de vamo a volveeerrr y el circo montado por los K.

Las consecuencias de este accionar se verán en el futuro cercano. No fuimos porque apoyamos a las Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora y también porque podía haberse hecho la marcha en el día de hoy sin renunciar a nuestras convicciones. Se pasó para el día martes 23 del corriente. ¿Quién nos garantiza que se convoque a otro acto kirchnerista para el día anterior por la remoción de los jueces adictos al Ejecutivo Nacional?. Nadie. Ni siquiera está en los cálculos de esa izquierda que volverá a sumarse al kirchnerismo. ¿Qué buscan? ¿Romper el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia? ¿Hacer entrismo para buscar votos o convertirse en una colectora K para las elecciones, como lo hace el TPR?.

Es evidente que habrá que barajar y dar de nuevo. Y que las organizaciones que no marcharon impongan el respeto al espíritu del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

Y es, en estas organizaciones, donde está el espíritu revolucionario que impone izar las banderas de la Memoria, la Verdad y la Justicia en lugar de dejarlas de lado para converger con la burguesía. Sí, porque el kirchnerismo es una fracción tan burguesa como el macrismo y para peor, son socios en el Congreso Nacional.

¿Quién ganó?. La burguesía. Pocas horas para una nueva ley que limita las excarcelaciones a los ejecutores de los crímenes de lesa humanidad y un discurso presidencial que pretendió hacernos creer que está contra la impunidad, luego de haber afirmado que "los Derechos Humanos son un curro".

¿Quién perdió? El Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. Nunca se dió un golpe tan artero contra él. Desde adentro y desde afuera. Y también la izquierda electoralista, porque muchas y muchos no votarán por ellos tras esta maniobra desesperada por los votos.

Los que todavía conservamos las convicciones y los ideales no marchamos ayer. Y vamos a demostrarlo hoy en las calles, así seamos pocos, porque la memoria no se vende, no se mancha y no se toca.