La TV comunitaria como terapia Incluyendo desde el panel de control en la entrevista a Vicente Zito Lema La semana pasada entrevisté a Vicente Zito Lema y la anterior, ...

La TV comunitaria como terapia

Incluyendo - Zito Lema 4

Incluyendo desde el panel de control en la entrevista a Vicente Zito Lema

La semana pasada entrevisté a Vicente Zito Lema y la anterior, a Oscar Ciancio; ambos, con una amplia militancia política y social que admiro profundamente. Son esas pequeñas alegrías que disfruto con Incluyendo, a pesar de mi precario estado de salud. Y se viene Alfredo Grande para este miércoles, que no es poca cosa en estos tiempos.

Si bien no es fácil describir las emociones y sensaciones que encuentro frente a las cámaras, puedo decirles que es otra forma de dar clase. Con las y los pibes, por desgracia, ya no puedo y la angustia me carcome. Es otra forma de mantenerme vivo pese a las circunstancias que me toca vivir. Una brisa de aire fresco, gracias a las y los compañeros de Barricada TV.

Sucede que lo considero como una terapia sin psicólogos. Es una forma de expresarme y otra modalidad de lucha frente a las iniquidades del poder contra un colectivo que integro y que, cada vez más, se encuentra invisibilizado e indefenso. La previa, preparando lo que se va a difundir al aire y las entrevistas -ahora, con machete a mano porque la memoria me falla- son esa caricia al alma que tanto necesito en estos momentos.

Con el compañero Ciancio, hemos tenido una charla fecunda que seguramente continuará en el tiempo. Lo conocí en uno de los tantos encuentros que organiza el compañero Grande en Ático, esa cooperativa que nunca descansa. Lo mismo me pasó con el compañero Zito Lema.

Las risas, la alegría del momento compartido y el aprendizaje mutuo me ayudan a continuar la lucha porque ellos son luchadores natos. Desde el Borda al Puente Pueyrredón, desde aquellos años ' 70 a la actualidad ha pasado mucha agua bajo el puente. Soy hijo de los ' 60 y de los ' 70. Por eso me resulta inevitable, cada tanto, regresar a aquellas décadas para repasar los aciertos y errores que nos llevan a este penoso presente que sufrimos las y los argentinos.

Pero esta terapia es grupal. Quienes me acompañan en esta lucha, desde hace 4 años, saben que no los voy a defraudar como cierto riojano vendepatria que todavía sigue impune. Tal vez, aprenden mucho más que lo que yo puedo llegar a aprender. Para lo técnico, soy demasiado bruto y no es lo mío. En cambio, hablar y explicar es algo que me sale naturalmente. No soy actor, pero podría llegar a serlo. Por algo dicen que las y los docentes somos actores frustrados, aunque Alfredo Grande es la gran excepción a esta regla.

Y la TV comunitaria tiene ese no se que, ese halo tan particular que llama e incita a continuar haciéndola. Se me está transformando en un vicio difícil de evadir. Pero eso es bueno. Es la mejor señal que todavía estoy vivo y puedo seguir combatiendo al capital...