Luchando por el 33 y la discapacidad El pasado lunes 18 de abril estuve participando de la jornada político - cultural convocada por Interredes, en ocasión de la presentación d...

Luchando por el 33 y la discapacidad

Profe en Pantallazo ENACOM

El pasado lunes 18 de abril estuve participando de la jornada político - cultural convocada por Interredes, en ocasión de la presentación de las carpeta técnica de Barricada TV, Pares TV y Urbana TV, como un militante más de la comunicación comunitaria, alternativa y popular pero también por los derechos de las personas con discapacidad.

Apenas bajé del subte, me encontré con una pertinaz llovizna que me obligó a refugiarme en algún techito cercano o en una de las puertas de la Legislatura porteña debido al uso de mis nuevos audífonos. A pesar del mal clima, hubo una buena concurrencia de medios y de periodistas que permitió llevar a cabo la actividad. El pequeño gazebo cubrió, como pudo, la transmisión en vivo llevada adelante por las y los compañeros de Pares TV.

Y quedó claro que, a pesar de la lluvia, somos muchas y muchos los que continuamos la lucha por el 33% del espectro para los medios alternativos y populares, como también que el 33 es de Barricada TV aunque Magnetto siga ocupando ilegalmente la banda que le corresponde a la televisora comunitaria de Almagro que transmite desde IMPA. Son dos 33 que significan mucho para mí, porque si algo he venido batallando es el lugar para que las televisoras y las radios comunitarias tengan su lugar tal como lo estableció la parcialmente derogada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual; y porque Barricada TV es mi casa, pues fue el único medio que asumió el compromiso de poner al aire Incluyendo, el programa sobre discapacidad que conduzco por dicha emisora.

Mientras diversos dirigentes de las más diversas expresiones políticas iban pasando por el gazebo, iba advirtiendo que ninguno habló algo acerca de la necesidad de poner al aire las temáticas referidas a la discapacidad y a otros colectivos excluídos, como los pueblos originarios. Sigue vigente aquella columna de Incluyendo en donde expresé que "la discapacidad no tiene lugar en la agenda política". No es un dato menor. Ocurre que las televisoras comunitarias son aquellas que llegan a los barrios, a los lugares más pobres y alejados de nuestro país. ¿Se imaginan que vean mi programa en las villas de la Ciudad de Buenos Aires?. De eso solemos hablar cuando nos referimos a la masificación de nuestros contenidos. Que lleguen a todas y todos. Ni hablar de los barrios humildes de la Reina del Plata y de las principales ciudades de nuestro país. En ellos, las radios cumplen un rol fundamental para la difusión de las problemáticas y, a veces, de sus soluciones.

Por eso tuve mi lugar casi al final de la transmisión. Estar en Barricada TV es otro mundo, más allá de las diferencias que nos puedan separar. Es más lo que nos une. Es la conciencia acerca de la existencia de un colectivo sistemáticamente excluído. Porque no se trata solamente de denunciar las insolencias del poder sino también brindar las herramientas a las personas con discapacidad y sus familiares para que puedan ejercer sus derechos. Los que les corresponden y les son retaceados por quienes tienen la obligación de cumplirlos y hacerlos cumplir de acuerdo a la normativa vigente.

Queda claro que sigue la lucha. Jamás se termina. "El capitalismo es el genocida más respetado de la historia", afirmó el Che. Y mientras transito la mitad de mi vida, la mitad de mi muerte, parafraseando a Alberto Cortez, cuando mi cuerpo y alma ya responden cuando pueden, y no cuando uno quiere, prefiero seguir luchando por los dos 33 y la discapacidad; prefiero morir de pié, y no de rodillas...