A 15 días de un viaje reparador Tal vez haya pasado un poco más de tiempo, pero el viaje a Córdoba resultó ser una terapia perfecta para el alma. A un año de la crisis que...

A 15 días de un viaje reparador

040 - Nuestro Director Editorial agradece el premio a la Prof. Saborido

Tal vez haya pasado un poco más de tiempo, pero el viaje a Córdoba resultó ser una terapia perfecta para el alma. A un año de la crisis que me tuvo en vilo, fue un regreso esperado y estaba con las expectativas de encontrar a viejas y viejos amigos de todas partes en el Archivo Provincial de la Memoria.

En esta ocasión, salió todo a las apuradas. No es mi costumbre porque suelo planificar hasta el último detalle. Dentro de lo previsible, desde luego, no me puedo quejar. Pero me hubiese gustado quedarme un par de días más.

Se trataba de acompañar a un viejo compañero de ruta en la comunicación. Alguien que me abrió las puertas de Radio Nacional Córdoba, para hablar de las problemáticas de la discapacidad. Por supuesto, algunas de ellas las comprobó acompañándome a las terminales de ómnibus en Córdoba Capital y Villa Carlos Paz. Aún hoy los obstáculos continúan y parece que se van a incrementar tras la nueva reglamentación que se está elaborando en secreto en la Comisión Nacional de Regulación del Transporte junto con la CONADIS para beneficio de las grandes empresas de autotransporte de pasajeros. Parece que los pulpos como Flecha Bus y el Grupo Cirigliano van a salirse con la suya: sin pasajes en época de vacaciones y limitarnos a uno o dos viajes por año, con cupo para acompañantes. Al menos, eso logré enterarme sin tener una confirmación oficial.

019 - Las Pérez Correa en acción

De la actividad del viernes 27 conservo un grato recuerdo de la actuación de las Pérez Correa, dos pibas militantes mediante el humor que hacen una ácida crítica sobre lo político y social. Las pueden escuchar todos los domingos en el programa "El Club de la Pluma". Pero esperaba encontrarme con la Prof. María Cristina Saborido, una vieja cumpamiga a pesar de nuestras diferencias político - ideológicas. No pudo ser. Estaba enferma y no pudo viajar. Sin embargo, recibí el merecido reconocimiento a la promoción de los Derechos Humanos que le otorgaron Norberto y Gabriela. Todavía lo tengo en casa y ya veré como encontrarme para entregárselo.

El domingo fue la odisea de viajar a Cosquín. Pero salió todo bien. Algo habíamos hablado con Norberto Ganci, el conductor del programa al terminar la actividad por los 10 años de vida de sus emisiones radiales. El tema medicamentos, la judicialización de la discapacidad y la falta de instituciones oficiales que terminen con la parafernalia de instituciones privadas que lucran con el colectivo. Por supuesto, se asombró que las personas con discapacidad tienen trabajo en Cuba. Y es verdad. Algo que aquí no se cumple ni por casualidad. Ocurre que sobramos para el primer genocida: el capitalismo.

El disparador fue el tema de la producción pública de medicamentos que había comentado el Ing. Martín Scalabrini Ortiz, nieto del autor de "Política Británica en el Río de la Plata" e "Historia de los Ferrocarriles Argentinos", durante su columna. Poco después, resaltaría la importancia de esta cuestión y su influencia sobre el presupuesto del PAMI y las prestaciones para las personas con discapacidad. Luego, otras cuestiones se fueron derivando y la columna completa la pueden escuchar en Gacetillas Argentinas.

Me esperaba el raudo regreso a Buenos Aires. No podía quedarme más tiempo. Pero ya vendrán otros tiempos, donde pueda estar navegando entre las sierras y compartir con tantas y tantos compañeros que me acompañan y que no conozco personalmente.

Ahora me queda Rosario, otra ciudad entrañable y Venado Tuerto, la cuna de Andrés Sarlengo. Para más adelante, me queda el Río Uruguay. Con su Colón y Villa Elisa. Y con tanta gente amiga que allí reside.

Falta menos. Lo importante es seguir viviendo como se pueda y continuar la lucha sin cuartel contra las injusticias. Y eso no es poca cosa.